MUNICIPALIDAD DE YUNGAY / Sitio Web

Mujer Luchadora y Emprendedora de Yungay en el Mercado Online de Verduras y Flores

Yungay, martes 31 de marzo 2020: El Covid-19 no es impedimento para que la Yungayina, Nancy Carrasco Guevara entregue las más frescas hortalizas. Ella es parte del programa mujeres rurales de PRODEMU Ñuble.

Muchas personas ante una crisis prefieren cruzarse de brazos y dejar que las cosas pasen, pero hay otras, en cambio, que aprovechan las oportunidades. Este es el caso de Nancy Carrasco Guevara, una emprendedora de 45 años, que hoy saca cuentas alegres gracias a su invernadero.

Luego de que su esposo quedara sin trabajo, esta madre de tres hijos, aprovechó todas las herramientas que PRODEMU Ñuble les brinda a las mujeres rurales de Yungay. “Llegaron noticias de Prodemu a la localidad (Campanario), nos reunieron y ahí las monitoras nos fueron contando de qué se trataba”, señala Nancy.

La Fundación, dentro de las 8 Rutas para la autonomía de la mujer, cuenta con la Ruta Emprendimiento Rural y Nancy Carrasco es parte del programa Mujeres Rurales, que las capacita por tres años en cuatro ámbitos: desarrollo personal, desarrollo organizacional, gestión y desarrollo técnico.

“PRODEMU Ñuble nos ha ayudado harto, nos ha orientado y siempre participamos de los cursos. Nosotras pensábamos que era superficial, que iban a llegar a entregarnos la semilla y que nosotras armáramos, pero en realidad se han preocupado mucho de nosotras, de enseñarnos y como mujeres estamos agradecidas”, comenta emocionada.

 

 

Sobreponiéndose a la Adversidad

El año pasado Nancy Carrasco comenzó con su invernadero tras recibir un aporte de $330.000 gracias al programa Mujeres Rurales, lo que junto a sus ahorros le permitió tener hoy día un cobertizo de 6×16 metros. Pero el camino no fue fácil.

“Yo fui una de las última en armarlo. Ese mismo año vino el viento y la lluvia y lo botó todo. Lo volví a levantar, lloré un poco, pero seguí adelante y en el camino se quemó mi casa. Pero me volví a levantar porque el invernadero me ha ayudado mucho”, relata.

Agrega efusiva que, luego de estas piedras en el camino, “ya tenemos nuestras cosechas y hemos vendido todo. Yo me he basado mucho en las ventas por internet”.

“A nosotras nos orientaron en las ventas en una clase de PRODEMU Ñuble para hacerlas por internet, así que me di ánimo y empecé a hacerlo” y por eso “la gente ya me conoce. También depende de cómo una los atiende y prefieren nuestros productos porque son libre de todos los químicos, nosotras trabajamos la tierra limpia con sólo abono”, detalla.

Sembrar tomates, porotos, acelgas, lechugas y flores sólo le ha traído felicidad a Nancy. “A mí el invernadero me ha cambiado la vida. Yo no veo cuarentena ni aglomeraciones. Yo sólo estoy trabajando, a mí se me van las horas. Es un alivio y una paz estar ahí”, señala.

Como ella misma relata toda su cosecha se vendió y ahora le ayuda con las ventas a sus diez compañeras del grupo “Semillitas del futuro”, “porque ellas viven lejos, entonces les pido sus verduras y se las vendo, vendo lo mío y las estoy ayudando, dándoles siempre ánimo”.

Además de generar sus propios recursos económicos, Nancy ha extendido sus redes de apoyo gracias a sus compañeras agricultoras. “No vivimos cerca pero igual nos juntamos y hacemos nuestras reuniones, conversamos, nos damos ánimos entre todas”.

 

Mujeres Luchadoras

En este emprendimiento toda su familia se ha visto involucrada de manera positiva. “Ellos se sienten parte porque cuando vamos a cosechar vamos todos, sacamos los tomates y todos en el fondo nos ayudamos. Mi papá también se mete y me ayuda a regar”, cuenta.

Nancy Carrasco siempre les transmite a sus compañeras un mensaje positivo, de ella no escucharás palabras de amargura, ni cuando se tuvo que levantar dos veces en 2019 luego de perder su invernadero y su casa, ni ahora frente a la crisis sanitaria por el Coronavirus. “Yo les digo que somos mujeres luchadoras que tenemos que seguir adelante con todos nuestros proyectos”, enfatiza.

“La ayuda que nos da PRODEMU Ñuble es una ayuda que nos abre infinitos caminos porque depende solamente de nosotras, somos mujeres guerreras que tenemos que seguir adelante”, reitera Nancy.

Para esta emprendedora “no hay mayor felicidad que poder aportar de alguna forma al sostén del hogar, además de disfrutar de nuestro trabajo y poder compartir con otras nuestros logros”.

 

FOTOGRAFÍAS – Mujer Luchadora y Emprendedora de Yungay en el Mercado Online de Verduras y Flores

También te podría gustar...